Catorce bodegas de Penedés crean un sello propio de espumosos fuera de Cava

Noticias: 

Catorce bodegas de Penedés han dado un paso al frente en la defensa de las señas de identidad de sus espumosos. Ese paso ha supuesto la salida de la D.O. Cava, traje demasiado grande para una zona que desde hace décadas buscaba un espacio propio, un marco específico para desarrollar sus elementos diferenciadores en elaboración y calidad, como son un mínimo de 15 meses de crianza, una apuesta por la uva procedente de la viña propia de Penedés o un trabajo en el viñedo respetuoso con el medio ambiente.

 

La nueva marca Clàssic Penedès nació hace unos meses con el objetivo de transmitir un territorio, un método tradicional y el retorno al origen de un producto emblemático. Un producto que sus artífices definen por su identificación con el territorio, el clima y sus suelos, y que incluye un ambicioso proyecto para diferenciar las distintas subzonas y sus características.

 

Foto histórica de Mas Comtal

 

La que se declara como primera D.O. del mundo cien por cien ecológica en espumosos de calidad, se inspira en la recuperación de los métodos tradicionales y obliga a que todos los espumosos sean de reserva. Penedés, de acuerdo con los datos ofrecidos, ha sido pionera en la producción de vinos ecológicos y en la actualidad lidera esta categoría en España. De hecho, 55 de las 146 bodegas ecológicas catalanas corresponden a esta denominación que produce el 60% del total de ecológicos en esta comunidad autónoma.

 

Las 14 bodegas que se han sumado al nuevo Clàssic Penedès han calculado una producción global de 600.000 botellas para este 2014, una cifra muy modesta comparada con los más de 200 millones que produce la D.O. Cava en toda España, pero indicativa en todo caso de ese anhelo diferenciador que les ha empujado a abandonar al gran hermano.

Las bodegas de la D. O. Penedés que oficialmente han dejado de elaborar cava para producir Clàssic Penedès son: Addia, Agustí Torelló Roca (Atroca), Mas Comptal, Albet i Noya, Torre del Veguer, Bonans, Can Gallego, Colet, Finca Can Ramon, Can Morral del Molí, Mas Beltran (Argila), Loxarel, Mas Can Colomé y Puig Romeu.

 

Ocho de ellas participaron en una presentación en Madrid, en la que lucieron algunas de sus elaboraciones más representativas. Entre ellas se podían encontrar el Cuvée Prestige Brut Nature de Mas Comtal, chardonnay y xarel.lo de 2011 con 24 meses de crianza y un precio aproximado de 15 euros que destacaba por su nariz delicada, su volumen, frescura y mineralidad, o el Albet i Noya Brut Barrica 21 Reserva 3, en este caso de unos 23 euros, chardonnay y pinot noir de 2007, con una parte de fermentación en barrica y una crianza total de 30 meses. Un delicioso y fino conjunto dotado de buen cuerpo y acidez, con las características notas de mantequilla y panadería.

 

Mención aparte también merece el Atroca de Agustí Torelló, un 2012 elaborado con macabeo, xarel.lo y parellada, en cuya nariz sobresalen las frutas blancas (compota de manzana), los fondos de pastelería, elegancia y frescura. Su precio debe rondar los 12 euros. O el ligero y aromático el Vatua! Extra Brut Colet, elaborado con moscatel, parellada y gewürztraminer.

 

En la mesa también se encontraban Argila de Mas Beltran, todo xarel.lo de 2010 procedente de cepas de más de 60 años, 42 meses de crianza en lías y un precio por debajo de los 20 euros, el Brut Natural de Morral 2011 (macabeo, xarel.lo, parellada y chardonnay con 15 meses de crianza y un precio inferior a 9 euros) o el más diferente Clos Lentiscus 2010, un sumoll (variedad tinta) con 48 meses de crianza en rima y un precio aproximado de 18 euros.

 

Son espumosos, fueron cavas y probablemente se convertirán en unos clásicos a los que, con el tiempo, se podrán sumar otras bodegas.

Categoria: